Porno para ellas

abril 5, 2019 en

Porno para ellas

¿Se explota a las chicas en el

cine porno

? ¿Es sano para una mujer ver porno y

masturbarse

? ¿Las chicas en general miran porno? son algunas de las preguntas que nos hacemos muchas mujeres cuando nos acercamos al mundillo del

cine XXX.

Hay muchos

tabúes y mitos

frente a este tipo de cine. Y ciertamente existe un tipo de porno que podría ser malo o denigrante frente a la mujer en términos estéticos y éticos. Pero no es cierto que se explote a la mujer porque ellas facturan más lana que los mismos hombres. Y por supuesto que

las chicas vemos porno,

a veces más que los mismos hombres y es sano verlo porque aumenta nuestra libido, la creatividad en la cama, entre otras cosas.

Cine XXX

La

sexualidad femenina

es un crimen para muchas culturas, parece que no tenemos derecho gozar del

sexo.

Basta con mirar la retrógrada práctica de la

ablación del clítoris.

Prácticamente el

placer sexual

se nos niega desde la génesis. ¿Se acuerdan cuando la guarra de Eva se lo dio a Adán y no solo le echaron la culpa a ella sino que también los echaron del edén,

todo por un polvo

?. El judeocristianismo y el

puritanismo

del siglo XVI instauraron una dictadura ético-moral en la que se dictaba cultural y socialmente qué era lo malo y lo bueno. La mujer debía permanecer casta, virgen hasta el matrimonio y cuando se entregaba al sexo solo debía ser con el exclusivo fin de procrear y nunca por hedonismo.

Pero ya lo pasado pasado. Yo nací en la era de ver

porno gratis en Internet,

aunque gran parte de este porno es totalmente irreal y machista. Créanme que uno no va por ahí sonriendo cuando un tipo te está ahogando con su polla. En el porno convencional todas las mujeres son

lesbianas,

gimen como locas,

tienen tetas, culos grandes

y no solo se van a la cama con cualquiera sino con sus tacones puestos. Si descubres a tu novio comiéndose a tu mejor amiga no pasa nada, porque todo se arregla montando un ménage à trois (trío). Según parece todo vale: la doble penetración, los

bukakes,

el

fistfuck,

la lluvia dorada,

los gang bangs

y los besos negros son completamente normales o casuales.

Por su lado los hombres en el porno convencional siempre tienen la polla gigante (las vergas pequeñas no existen) tampoco hay impotencia o disfunción eréctil, siempre sacan la polla cuando se van a venir para luego bañar la cara de la tipa con abundante esperma blanco. Sus diálogos incluyen frases recordatorias como —Oh sí chúpamela, trágatela toda cariño, te gusta cómo te lo hago—. Las escenas de

Cunnilingus

son relámpago, solo basta con unos pocos lengüetazos por unos pocos segundos para que la vieja se corra. Hombres gordos y poco agraciados como

John Holmes

o

Ron Jeremy,

siempre se cogen a las viejas más voluptuosas, siguiendo la ley del menor esfuerzo.

Ron Jeremy

Vuelvo y reitero que el porno es un género con un

monorelato machista,

generalmente está hecho por y para hombres. Lo que explica los porqués de situaciones como la del tipo que se mete a tu casa y te encuentra masturbándote y luego te lo coges. En el mundo real si alguien entra a tu casa sin avisar llamas a la policía, no te lo follas. Todo lo anterior obedece seguramente a que la industria porno siempre ha estado dominada mayoritariamente por hombres. Aunque no solo es el

Porno,

es el mundo entero, hasta en

Hollywood

también ocurre, no es una casualidad que

Kathryn Bigelow

sea la única mujer en toda la historia del cine en llevarse el Oscar a mejor dirección.

Pero nada es inmóvil, algo siempre cambia, así parezca que se mueva a paso de caracol artrítico. Hoy por ejemplo las chicas vemos más porno. Recientes estudios realizados por portales X como

Pornhub

o

Yourporn,

han publicado que las mujeres representan más de un 26% del tráfico diario hacia estos sitios. Las mujeres vemos más porno en los celulares que los hombres y por una vez y por todas desmienten el mito que a nosotras las chicas solo nos calientan los ambientes erótico-románticos en los que la follada es apenas insinuada, por sorprendente que parezca, según dichos estudios, algunas chicas buscan más porno etiquetado bajo categorías como

Hardcore

y

Rough Sex

(sexo rudo).

Porno

Y aunque no debemos generalizar porque los dichosos estudios tienen una base netamente estadística y no científica, sí nos puede indicar que ese cambio del que les hablaba apenas unas líneas atrás está ocurriendo. Es más, en el presente hay mujeres que producen y dirigen porno como

Erika Lust,
Stormy Daniels,
Tristan Taormino,

entre muchas otras. El trabajo de estas chicas es loable porque nos confirma que nosotras queremos ver porno, pero queremos verlo de una manera en la que nos podamos sentir identificadas. En otras palabras, no queremos seguir personificando la figura sumisa y sometida del porno convencional, queremos ver sexo romántico, pero también sexo duro y cochino.

Queremos una trama con hombres cariñosos que pronuncien diálogos inteligentes pero también con hombres que nos tomen por la fuerza y nos laman el coño hasta hacernos venir, porque nosotras también tenemos el derecho a corrernos. Queremos ver pollas grandes y pequeñas. Queremos ver hombres atléticos pero también comunes y corrientes. Palabras más palabras menos, queremos verlo todo.

Que quieren las mujeres

2 respuestas a “Porno para ellas”

  1. Mariana Rincon dice:

    Por fin un lugar donde hablen de estos temas abiertamente.

  2. Camila Hernadez dice:

    Super interesante…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.